viernes, 29 de mayo de 2009

Lagunillas histórica: Ciudad Ojeda

Resultado de imagen para Ciudad Ojeda
Tomada de fácil guía
Omar Bracho
Cronista de Lagunillas
Miembro de la Asociación Venezolana de Periodistas
Carné 1184

Ciudad Ojeda es la capital del municipio Lagunillas, refugio providencial para las dañadas familias de Lagunillas de Agua, consumida por el infernal incendio del 13 de noviembre de 1939, hogar predilecto de inmigrantes que se aventuraron hacia esta región de notables privilegios naturales y amparo casual de vecinos paisanos que navegaron y caminaron mucha distancia hasta alcanzar el oportuno escenario de posibilidades y alternativas surgidas en el Zulia al descubrimiento de la gran riqueza petrolera.
Esta, hoy hermosa ciudad fue creada por el general Eleazar López Contreras, sucesor del tirano Juan Vicente Gómez, por decreto emitido el 19 de enero de 1937 y le dio el nombre de Ciudad Ojeda, en honor al conquistador Alonso de Ojeda descubridor del Lago de Maracaibo, con el propósito de reubicar a los pobladores de Lagunillas de Agua y de tierra.
Amenazados por peligros de tragedias y la presencia de calamidades sociales.
Cuando aún no se había decidido la creación de Ciudad Ojeda, existían en la región destinada de reubicación más de una docena de familias, que se aventuraron a establecerse y trabajar en estas tierras. Uno de los jefes de estas familias fue José María Badillo, dueño de una humilde construcción, ubicada hacia las afueras, desde donde presenció el nacimiento de la comarca que hoy es la gran ciudad del lado Oriental zuliano.
La Venezuelan Oil Concesion le donó al Gobierno de esa época una parte del fundo Las Morochas para facilitar la realización de la proyectada ciudad.
En el decreto se determinó la erogación de más de un millón de Bolívares y los trabajos fueron comenzados con obreros del Gobierno y asalariados de la compañía VOC quienes eran dirigidos por Miguel Ángel Romero, capataz de construcción, quien vino desde Paraguipoa.
Para el acondicionamiento de la vialidad fueron utilizados reclusos de las distintas cárceles del país, cuando aún se cumplían prácticas de la recién sepultada tiranía Gomecista que castigaba a los reos con trabajos forzados en beneficio de la Nación.
Se construyó primero, una redoma central con apariencia de plaza sembrada en el centro, con un tanque metálico para almacenamiento y suministro de agua potable tomada desde un pozo perforado frente al sector que por mucho tiempo fue la granja de Cayetano Mata.
Otros tres acueductos: el Agrícola, el de Los Méndez y el que construyó en área de Las Morochas Joe Dick Morton, suministraron agua abundante y de excelente calidad a Ciudad Ojeda por muchos lustros y aun en esta época existe, como reliquia de la bonanza legada de aquel dorado tiempo, el sepulto acueducto Agrícola, las abandonadas instalaciones del acueducto Los Méndez en el área conocida como La Tropicana y el acueducto Los Morton aun en servicio para un sector de viviendas en un sector de barrio Libertad.
Las primeras 20 casas, fueron terminadas en el mes de diciembre de 1938.
Otras 30 viviendas de mediana capacidad y 18 pequeñas quedaron listas en junio de 1939, conjuntamente con parte de los servicios públicos indispensables, los cuales fueron oportunamente entregados al director de Obras Públicas del Estado, entonces, ingeniero Germán Rivas Otero.
El Presidente del estado Zulia, Dr. Manuel Maldonado recibido el 9 de junio de 1939 la primera etapa del proyecto “Ciudad Ojeda” pero aún muy pocas familias en Lagunillas aceptaban mudarse.
Los pobladores de los primitivos palafitos sobre el lago seguían afincados a las viejas, endebles y peligrosas viviendas de madera que se alzaban sobre horconaduras, orgullosas de su regio pasado, por encima de las crestas espumosas del majestuoso lago de San Bartolomé, el maltratado y mil veces dañado Lago de Maracaibo de la irreverente actualidad.
La redoma central, con su elevado tanque metálico del acueducto, marcaba el encuentro de las dos vías principales del poblado experimental, la calle Bolívar y la calle Alonso de Ojeda, que habían sido realizadas a la manera y con la primitiva técnica de aquella época. Hoy, transformada en uno de los parques fundamentales de la ciudad se ofrece pedante y majestuosa como la plaza más atrayente del municipio.
Cinco largos caneyes, se levantaron alrededor de la redoma y eran utilizados para guardar materiales de construcción y de todos los utensilios y máquinas en uso.
En la Ciudad Ojeda naciente se aposentaron las primeras familias oriundas de Lagunillas, de testimonios vivos aflora la veracidad del prodigio natural que ha sido el creciente humano y la sustentación económica, urbana y social que ha nutrido a esta población Oriental del Zulia.
Jesús Alberto Arteaga y Bienvenida del Carmen Lizardo, padres del prestigioso maestro Nolberto Lizardo, residentes en los palafitos de Lagunillas, se mudaron a la nueva Ciudad Ojeda a fines del año 1938.
El presidente Manuel Maldonado entregó las llaves de varias viviendas entre otras al señor Luis Viloria, quien era para ese tiempo Jefe de Correos y suegro del científico Orlando Castejón. También se les otorgaron casas al damnificado Astolfo Rincón y a otras familias que aceptaron mudarse de Lagunillas para Ciudad Ojeda.
Antes habitaba en el área un señor de nombre Alberto González, quien ejercía el cargo de comisario.
Entrando la noche del 13 de noviembre del año 1939, el histórico caserío de Lagunillas de Agua, frágil eslabón que nos unía al pasado ancestral de nuestra primitiva población fue destruido por el devorador incendio que originó en el lago bajo el Bar Caracas.
Emilia Cornieles, oriunda del estado Trujillo fue una de las primeras damnificadas por el incendio de Lagunillas de Agua en ser trasladada a Ciudad Ojeda, lo que ocurrió en la madrugada del 14 de noviembre cuando aún restos carbonizados del viejo condado palafítico se alzaba sobre el nivel del lago.
Otras familias se acogieron al amparo del nuevo poblado, mientras que otros damnificados se quedaron afincados en la tierra pantanosa, cerca muy cerca del espacio lacustre ocupó su anterior vida, ocultada a sus ojos por la gruesa mampara de concreto y asfalto que forma el poderoso dique costanero.
Arrancados de sus costumbres del comportamiento familiar y de su forma de vida anterior los refugiados de la nueva Ciudad Ojeda soportaron angustias, privaciones y penalidades durante el inicio de consolidación urbana.
La electricidad estaba limitada a un pequeño sector. El agua para consumo humano proviene del manantial en el subsuelo de la granja Buena Fe que adquirió después Cayetano Mata, no satisfacía las necesidades elementales del colectivo.
Ángela Domínguez, madre de nuestra conocida educadora Yolanda de Berra testificó a su modo sencillo las dificultades que a todo lo largo de un kilómetro se debían sufrir para transportar el agua desde el pozo manantial hasta sus viviendas.
Esa situación origina angustia y gran malestar entre los damnificados que manifestaron sus penas elevando plegarias al cielo porque Dios los había olvidado.
Se intentó cobrar un enganche inicial de 10 por ciento a los inquilinos y abonos quincenales de 35 Bs. hasta la cancelación total de las casas más grandes y 25 Bs. las pequeñas. La casi totalidad, por supuesto, no pudo satisfacer esos requerimientos.
El procurador general de la nación, Dr. Gustavo Manrique Pacanins hizo entrega de la nueva Ciudad Ojeda en 1940 al entonces presidente del estado Zulia Dr. Héctor Cuenca a quien acompaño en este acto el secretario general de Gobierno Néstor Manuel Álvarez.

5 comentarios:

  1. Hermano soy de Cabimas y es increible escuchar estas historias verdaderas de nuestros municipios de la C.O.L...... SI ALGUIEN TIENE FOTOS ANTIGUAS DE OJEDA-LAGUNILLAS, QUE POR FAVOR LAS PUBLIQUE EN ESTE ESPACIO... Y TAMBIEN DE LOS COMIENZOS DE LA ERA PETROLERA.. GRACIAS..

    ResponderEliminar
  2. Hola, nací en Ciudad Ojeda en 1975 en la extinta Clinica del Valle, me parece muy bueno el blog, pero sería bueno agregarle más fotos antigüas de la vieja Ciudad. Trataré de ayudarles en ésta tarea.
    Muchos éxitos y gracias por tomar en cuenta a nuetra querida Ojeda.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Reinaldo Rincón. Buenas noches amiga Iraima. Yo soy un cabimero con 40 años en Guayana. Me crié entre Ojeda y Tasajeras. Egresé de 6º grado en el Grupo Escolar Estadal Andrés Bello y graduado de bachiller en el Liceo Raul Cuenca. Siento una necesidad de revivir mis años de infancia y adolescencia en la COL y siempre estoy buscando información sobre esta zona tan cara para mí. Te felicito por tu esfuerzo por hacer conocer esta tierra tan querida. Un abrazo. Reinaldo Rincón Chávez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Reinaldo por tu comentario. Aprecio mucho que hayas leído la entrada.
      Esta recopilación de hisorias la hice con todo el amor del mundo porque adoro a Ciudad Ojeda.

      Eliminar

¡Bienvenido!
Déjame tu comentario.
¡Por favor! Pon tu nombre y apellido
Los comentarios anónimos o insultantes no son permitidos y serán borrados.
¡Gracias por tu atención!
Espero que el contenido de este blog sea de tu agrado. Siempre regresa a dar un vistazo.