sábado, 9 de febrero de 2013

Cuando el mar se pone de pie


Iraima Rivera

Publicado en la revista A Todo Calor en el año 2004

¿De dónde salen las olas gigantescas? Estas son ondas de agua causadas por una ruptura o sismo de manera lenta, en el piso del océano capaz de alterar las condiciones naturales en la superficie.
Los maremotos, también son conocidos como Tsunamis nombre de origen japonés que significa grandes olas dentro de las bahías. Así mismo, se les conoce como ondas de marea aunque a los científicos no les simpatiza el nombre. Lo cierto es que los Tsunamis son el producto de las erupciones volcánicas y temblores submarinos que sacuden el planeta.
Estos atraviesan el océano en forma de olas bajas y muchas veces sin que las naves que están en alta mar las perciban porque la velocidad con que se deslizan alcanza hasta los 270 kilómetros por hora a intervalos de 15 minutos. Al acercarse a las playas se elevan de forma descomunal [con olas de 18 metros en áreas aplaceradas y 30 metros en las calas] y revientan con fuerza destructora, aunque no siempre la primera es la que hace más daño. Sus causas no tienen vínculo alguno con los vientos, ni con la atracción de la luna y el sol.
La ola Tsunami tiene su origen en una onda sísmica provocada por el súbito desplazamiento de una masa de agua que es capaz de recorrer enormes trayectos antes de tener contacto con la tierra y su velocidad está relacionada con la profundidad de las aguas. De este tipo de fenómenos naturales los que suceden en el océano Pacífico son los que más desastres han causado a la humanidad, especialmente en países como Japón, Chile, Perú e Indonesia.
Antes de llegar a una playa, podemos sospechar la llegada de un Tsunami, primero porque las olas se agrandan y llegan con más fuerza. Pero la señal más inequívoca es cuando el agua comienza a alejarse de la orilla dejando en seco embarcaciones, arrecifes y hasta peces. Cuando esto suceda, corra fuera del mar y aléjese lo más que pueda hacia lugares altos, porque lo siguiente que vendrá será el ruido atronador de una inmensa ola que puede variar entre los seis y 20 metros de altura y las ensenadas puede alcanzar pavorosas proporciones.
Causas del tsunami
Entre ellas están:
- Un sismo en el fondo del mar cuya ruptura se de manera lenta.
-La caída de grandes masas de tierra o un monumental iceberg [témpanos de hielo] sobre el mar o un lago.
- La explosión de un volcán a nivel del mar o en el fondo del mar.
Instalan observatorios
Como este tipo de fenómeno es generado básicamente por un sismo es muy difícil su predicción.
La zona más susceptible a este tipo de fenómenos es la costera del Cinturón de Fuego del Circunpacífico, es decir la que recorre Filipinas, Asia, Norteamérica y Suramérica.
Actualmente se trabaja con instrumentos de banda ancha para captar algún tipo de señal sísmica que tenga relación con la generación de un Tsunami.
Existen en el mundo observatorios que dan aviso de los oleajes para así poder tomar medidas preventivas. En Panamá existe el mareógrafo de Coco Solo en Colón que registra este tipo de eventos y permite medir su magnitud.
Sunamis históricos
A partir de 1596 Japón ha sido víctima en 15 ocasiones de los Tsunamis. En 1896, el llamado del centenario, causó la muerte de veintisiete mil 122 personas. El Tsunami que se produjo por la explosión del volcán Krakatoa, con olas de 40 metros de altura, devastó las costas de Java y Sumatra matando a más de 30 mil personas. Los Tsunamis que se produjeron por la explosión del volcán Krakatoa en las Indias Orientales, en 1883 y cuyas olas que recorrieron el mundo fueron captados hasta por los mareógrafos del Canal de la Mancha.
La isla de Hawai fue víctima de estos Tsunamis u ondas de marea en 1946 y 1957 por efectos de terremotos en la fosa de las islas Aleutianas, distante más de 3 mil 200 kilómetros de este archipiélago. En aquella triste ocasión la bahía de Kawela se hundió y fallecieron 159 personas.
Prevención
Algunos maremotos o Tsunamis se han manifestado con olas hasta de 30 metros de altura sobre las costas. Es por ello que se deben tomar las siguientes medidas en la eventualidad de que se produzca una de estas catástrofes.
Ubicar las posibles áreas de influencia sísmica, de tal manera que al construir cerca del mar se elijan los sitios más altos posible, cuyos cálculos de construcción deben presentar las mejores condiciones de resistencia contra fuertes oleajes, fuertes vientos, movimientos sísmicos comunes y otros efectos de la naturaleza que puedan ocasionar daños.
Como los maremotos presentan signos de detección natural que nos permiten alertarnos sobre todo si son ocasionados por movimientos sísmicos cercanos, y si se repiten pueden producir violentos movimientos de las aguas marinas que arrasarán las costas nos daría tiempo para tomar medidas especialmente de evacuación de la zona que será afectada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido!
Déjame tu comentario.
¡Por favor! Pon tu nombre y apellido
Los comentarios anónimos o insultantes no son permitidos y serán borrados.
¡Gracias por tu atención!
Espero que el contenido de este blog sea de tu agrado. Siempre regresa a dar un vistazo.