sábado, 9 de febrero de 2013

Lagunillas histórica: el barrio Libertad simboliza la fuerza de un bravo pueblo




Omar Bracho
Cronista de Lagunillas

Comenzaba apenas la euforia colectiva del bravo pueblo venezolano por la sepultura del ejercicio dictatorial de 10 años, liderado por el general Marcos Pérez Jiménez cuando, en Lagunillas, un puñado de familias en itinerante búsqueda de seguro refugio se metió en un lote de terreno de la compañía Shell de Venezuela ubicado al norte de Ciudad Ojeda, en área de Las Morochas, para bregar en un largo forcejeo comunitario la creación del barrio Libertad, que goza hoy el privilegio de su exaltación a la categoría de nueva Parroquia del municipio Lagunillas.
El barrio Libertad representa un episodio que liga el acontecer histórico de nuestro bravo pueblo, a la escabrosa trayectoria del crecimiento urbano, en esta atribulada región de la regia Costa Oriental del Lago de Maracaibo de abundante riqueza natural y con eterno flujo de cruentas calamidades humanas.
Cuando el 23 de enero del año 1958, el pueblo venezolano regresaba en gloriosa respuesta patriota a la ruta democrática se produjo el feliz alumbramiento del barrio Libertad con un grupo de familias casi enloquecidas por la desesperación y la angustia del continuo deambular en la búsqueda de hogar propio para refugiar su seguridad.
Fue necesario librar una batalla desigual y hasta desesperada que para esta época constituye, sin duda alguna, un edificante y real ejemplo de lucha vecinal y de permanente brega en la necesaria búsqueda del bienestar colectivo y el progreso de la comunidad.
De esa jornada se recuerda a las familias Hernández, Rosque, Argüelles, Rumbos, Díaz, Ríos, Andrades Prieto, Bracho, Pérez, Caridad, Medina, Brito, Lameda, Ulloa, Porteles, Koopman. Lobo, Caldera, Rodríguez, Piña, Baldwin, Arévalo, Mas y Rubí, López, Romero, Rojas, Guerrero, González y otras, cuya brava huella colonizadora y de valientes forjadores quedara imprimada en el tiempo y el recuerdo de la gente generosa y agradecida por el papel heroico que jugaron para el progreso de esta región.
En el transcurso de los primeros cinco meses de la ocupación, escudados por el irrenunciable derecho natural a una vida decente y, envalentonada por causa de la desesperación, los "invasores" debieron enfrentarse al asedio y las furiosas embestidas generadas desde la extranacional, empeñada en recuperar todo el terreno invadido.
Se usaron cuadrillas de trabajadores de la compañía y a efectivos de la Guardia Nacional en respaldo a los mandatos judiciales que autorizaban la destrucción de los ranchos y viviendas que fueran levantadas en el área por la histórica poblada.
En todo ese tiempo, según el aporte testimonial del protagónico Jesús Rodríguez, los rudos cuadrilleros seleccionados por la compañía petrolera Shell, respaldados por efectivos de la Guardia Nacional, derribaban de 100 a 150 ranchos de los invasores por la mañana y por la tarde, pero al caer la noche las viviendas, en igual número, eran levantadas de nuevo.
El doctor Brito, líder ocasional de los rabiosos invasores, con un natural poder de arrastre que permite el don de mando de los dirigentes en todos los campos, planteo una decidida amenaza de "Ojo por Ojo" y con su gente resteada juro que cada vivienda destruida por la maquinaria y sicarios de la Shell, en el barrio Libertad, sería cobrada con el incendio de una vivienda en el Campo Senior habitado por los altos empleados de la empresa, juramento que, por la decisión que encerraba provocó la intervención del Gobierno regional guiado entonces por el doctor Horacio Guillermo Villalobos.
El pomposo bautizo de barrio Libertad se le acredita al desaparecido Rafael Koopman, quien rechaza la propuesta inicial que demandaba para el núcleo el nombre de Urbanización Los Roque, para que se le diera el nominativo de la LIBERTAD que el pueblo había logrado frente a la decenaria opresión dictatorial.
Superada la severa crisis inicial y en una situación de mayor serenidad los diseñadores del barrio Libertad comenzaron a gozar los beneficios de la energía eléctrica gracias al funcionamiento de una pequeña planta generadora que fue donada a la comunidad por el propietario del viejo Cine Libertad.
El suministro de la fuerza eléctrica se logró también en el barrio, como resultado de un furioso enfrentamiento entre esa comunidad y la CADAFE. en consecuencia de un operativo de corte a las tomas clandestinas que habían instalado los vecinos, cansados de librar gestiones con la Empresa de Administración de ese fluido para que les instalaran el servicio.
Carlota Pérez, dotada por la naturaleza con una voz agradable, por la cual ganó el apodo de la "golondrina" del barrio, montó una escuela para los primeros años, ayudada por Esnilda Paz, donde se enseñaba a unos 250 niños, a la sombra que un frondoso Mamón, y a quienes se les suministraba material didáctico obtenido de las escuelas que administraba la compañía Shell gracias a la gestión de uno de los vecinos fundamentales del nuevo Barrio, el severo Francisco González, padre del Dr. Luis González quien se ha adornado con un sólido prestigio médico y personal muy digno de su familia.
La primera escuela oficial general Isaías Medina Angarita, se inició con cuatro aulas construidas con el aporte y trabajo de generosas familias del barrio y fue totalmente equipada por el Concejo Municipal del distrito Bolívar durante la presidencia del Br. Germán Ríos Linares con el oportuno auxilio de la viuda del ex Presidente de Venezuela y la participación del virtuoso venezolano Don Arturo Uslar Pietri.
La nueva escuela del barrio fue durante mucho tiempo, el centro piloto escolar de elevado prestigio, con docentes de gran calidad profesional y humana que cumplieron una labor tutelar brillante en la incomodidad que supone un edificio escolar poblado con alumnos por encima de su real capacidad, hasta que con la guía de Honoria López, educadora que liderado por mucho tiempo la subseccional Lagunillas de la Federación Venezolana de Maestros se produjo la ocupación del Edificio Escolar que el gobierno del presidente Carlos Andrés Pérez, en su primer periodo, había creado en el barrio, para sede de la Unidad Básica de ese conglomerado.
De los 100 estudiantes que arribaron desde el viejo plantel "Isaías Medina Angarita” a la nueva edificación para Escuela Básica, la población educacional ha crecido hasta los 1 380 alumnos, pero en todo ese trayecto del tiempo, se ha debido luchar contra todos los severos contratiempos y fallas de funcionamiento y servicios, particularmente por la deficiencia de la red de aguas negras, que inicialmente había sido previsto para una matriculación de sólo 300 estudiantes.
De aquella fisonomía urbana del viejo barrio Libertad, a la cara comunal que muestra hoy en día existe una notable y positiva diferencia y es que ha generado una labor de continua prosperidad social y económica, aun a pesar de la severa falla de servicios fundamentales que sin duda son cauce primario para inducir ese crecimiento sustancial de una barriada.
El servicio espiritual a la comunidad religiosa del barrio Libertad fue iniciado, desde el viejo templo católico del lote vecinal, por el RR PP Pinto, sacerdote que actualmente ejerce la rectoría en la extensión de La Universidad del Zulia en la ciudad falconiana de Punto Fijo.
El vecindario sigue en continuo crecimiento económico que marcha al lado de la evolución de Ciudad Ojeda, rebosado de empresas contratistas y de servicios, de casas comerciales de todas las ramas y particularmente de una importante industria especializada en Instrumentación, diseño y producción de partes y herramientas petroleras denominada Herpeca que ha levantado y soporta sobre sus hombros el emprendedor Omar Caldera, nacido y formado al calor de la intensa práctica vecinal que constituye el fundamento de justo orgullo para los pobladores de la nueva parroquia lagunillense.
La queja fundamental de la dirigencia vecinal del barrio Libertad denuncia, a un enorme coro de voces, la grave situación de la inseguridad social que existe en ese conglomerado, por ausencia de vigilancia y auxilio policial.
Esa situación ha sido la causa y razón del desmantelamiento de equipos a las instalaciones del Complejo Polideportivo, que hoy semeja a un coloso paralítico que no ha podido ser usado para la hermosa misión de formación física y de disciplina mental que reclama con urgencia la juventud de la región, asediada por los graves peligros morales como son el ocio y los vicios que les inclinan hacia los caminos del mal y de la inmoralidad.
Después de todo ese tiempo y en merecido recuerdo a los líderes comunitarios esforzados como Francisco González, el Dr. Brito, Carlota Pérez, Juan Ramón Rumbos y Luisa de Rumbos, Pedro Ulloa y su compañera Ana, Pablo Lobo, Isbelio Rivero, Rafael y Aurora Koopman Jesús Rodríguez, Blanca Piña, El "Chivo" Negro, Camila de Roque, Petra Baldwin, Juan Arévalo, Pablo Lobo, José Trinidad Díaz, Juan Páez, Patiño López, Alberto Romero, Juan Sánchez, Manuel Mas y Rubí, Luis Medina Bermúdez, los Argüelles, los Bracho, Pifan Rojas, Dora Arévalo, "Buche" Caldera, Arnaldo Guerrero, A Romero, los Caridad, los López, los Rivero, los Ríos, los Andrades Prieto y muchos otros con probados méritos dirigenciales,
A pesar del progreso que identifica al Barrio Libertad, todavía no se han podido lograr las naturales aspiraciones de asiento urbano y eficiencia de los servicios indispensables y, en este trayectoria de continua brega y de particular solidaridad vecinal, se monta sobre el escenario propicio para emitir los pronunciamientos, los reclamos y también para las reflexiones acerca del comportamiento y las mejores actitudes para unificar y fortalecer ese espíritu de tremenda fuerza de búsqueda vecinal que se desbordó en aquella gloriosa y digna jornada evacuada hacia la consolidación de un vecindario digno, decente, sano y luchador que hoy se yergue con una mayor inspiración, desde el firme pedestal que conforma su alcanzada justa exaltación a nueva Parroquia de nuestro siempre bien ponderado municipio Lagunillas. Queda en el comportamiento de la dirigencia vecinal y en el interés supremo de la Junta Parroquial la grave responsabilidad compartida de guiar con mucha dignidad y buen criterio la marcha, serena pero segura, de la nueva Parroquia hacia la consolidación progresiva de su espacio urbanístico y hacia el mejor bienestar comunitario de toda esa enorme y receptible dimensión humana que representan.

2 comentarios:

  1. COMO PASA EL VIENTO FRENTE A NUESTRA CARA, ASÍ HAN PASADO LOS AÑOS DESDE AQUELLA FECHA, DEL 23 DE ENERO DE 1958. CUANDO SE DERROCO AL TIRANO. Y SE DIJO LIBERTAD, NOMBRE QUE LLEVA NUESTRO BARRIO."BARRIO LIBERTAD"

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes,serian tan amables de informarme si hay fotografías en digital de Barrio Libertad de aquellos aÑos? espara un trabajo audiovisual sobre este sector.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido!
Déjame tu comentario.
¡Por favor! Pon tu nombre y apellido
Los comentarios anónimos o insultantes no son permitidos y serán borrados.
¡Gracias por tu atención!
Espero que el contenido de este blog sea de tu agrado. Siempre regresa a dar un vistazo.