sábado, 9 de febrero de 2013

Píldoras Inteligentes acabarían con las enfermedades

Iraima Rivera
Publicado en la revista A Todo Calor en el año 2004
¿Suena improbable?, pero podría ser bastante pronto, gracias a una nueva generación de píldoras inteligentes que funcionan como vehículos de entrega, las píldoras están bajo el desarrollo de un manojo de universidades y de compañías. Estos nuevos métodos ofrecen la habilidad precisa, controlada y cronometra la liberación de la droga. Los médicos apuntan para el blanco a tratar con un láser y sólo toca los tejidos correctos y las células correctas.
Un poco más adelante la píldora tendrá la capacidad de operar autónomamente, recogiendo del cuerpo información y ajustando el tratamiento de acuerdo con el organismo. Los pioneros en este campo tan joven creen que ellos tienen la primera de estas nuevas armas contra la enfermedad y en 5 años, librar a los pacientes del dolor y los efectos colaterales de píldoras e inyecciones, abriendo la puerta a nuevas clases enteras de tratamientos que no son posibles con los sistemas de entrega de hoy.
Aumenta la velocidad
La entrega de droga todavía está en su infancia y es una disciplina cuyo tiempo a comenzado a funcionar. Por el momento, la mayoría de las investigaciones están pasando en los laboratorios académicos. Pero la promesa de la tecnología es tan grande que ha llamado la atención de grandes compañías de narcóticos y a otros fabricantes.
Aunque analistas deban tomar sus previsiones por el campo todavía muy joven, las personas enteradas citan a menudo un informe de 1998, de la European Network of Excellence in Multifunctional Microsystems [Red Europea de Excelencia en Microsistemas Multifuncionales] un consorcio de industria consolidado por la Unión Europea que predijo un mercado mundial de 1 mil millones de dólares para los dispositivos de entrega de droga micro fabricadas.
Los Investigadores tienen la habilidad de construir los dispositivos ahora con rasgos bastante pequeños para actuar recíprocamente con las células, e incluso con las moléculas individuales. Conseguir los dispositivos bastante pequeño es la llave a su promesa, dice el director del Center for Biomedical Engineering [Centro de Bioingeniería] Mauro Ferrari de la Universidad del estado de Ohio. “Hay algunos que se especializan en los problemas no resueltos de la medicina que sólo puede ser resuelto con la micro y la nanotecnología”, señaló.
Cuando los sistemas de entrega [píldora inteligente] alcanzan la viabilidad hay una nueva colección entera de drogas potenciales que esperan ser usadas: proteínas descubiertas como resultado de la reciente explosión de información geonómica. Pero extendiendo el uso de las proteínas como drogas, demanda mejores medios de entrega del que está actualmente disponible. Estas moléculas biológicas grandes son demasiado potentes para administrase a través de una inyección o demasiado frágiles para resistir las enzimas y los cambios drásticos en el pH encontrado en el estómago y los intestinos.
Con una nueva clase de drogas, las proteínas a la vista de la tecnología, habilitan el crecimiento y el interés de las corporaciones y en un par de años emergerá el campo de las píldoras inteligentes que curan las enfermedades administrando drogas específicas que necesita el cuerpo para sanar.
Tiempo cronometrado
En los años setenta, Robert Langer ingeniero biomédico del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) sus siglas en inglés, construyó las píldoras de polímeros especiales que se disolvieron a las proporciones predecibles para controlar las dosificaciones de narcóticos. Entonces en 1993, Langer estaba pensando en la entrega de droga por píldoras inteligentes, catapultándose hacia la Edad de la Información. “Yo estaba mirando este programa de televisión, y ellos estaban mostrando cómo los chips de la computadora son hechos, y yo pensé, ésta sería una manera muy aseada de hacer un sistema de entrega una droga.”
Indicó, el ingeniero que buscó al científico de materiales Michael Cima del MIT y ellos se pusieron a trabajar.
Su meta era crear un microchip implantable que pudiera durar varios años y estuviera cargado de medicación una farmacia miniatura, eso distribuiría cada dosis automáticamente ajustado a un horario librando los pacientes de los regímenes complicados. Cinco años después, el laboratorio Cima propuso un chip de silicio del tamaño de diez centavos que contenía depósitos de 34 drogas, cada uno cubierto por una delgada capa de oro. Aplicando un pequeño voltaje al oro, estas capas se disolvían y liberaban las drogas contenidas.
Cronometrando cuidadosamente el voltaje aplicado a cada depósito, los investigadores, podían crear modelos diferentes de descarga de droga. El chip lograría sostener también muchos tipos diferentes de drogas y trabajaría bien para pacientes con Sida que deben tomar de 12 a 40 píldoras por día a intervalos muy específicos.
Fuente:
The Programm Pill escrito por Alexandra Stikeman
Traducido por Iraima Rivera

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido!
Déjame tu comentario.
¡Por favor! Pon tu nombre y apellido
Los comentarios anónimos o insultantes no son permitidos y serán borrados.
¡Gracias por tu atención!
Espero que el contenido de este blog sea de tu agrado. Siempre regresa a dar un vistazo.