martes, 28 de febrero de 2012

Toxoplasmosis ¿Qué sabes en realidad de ella?


Alimentos contaminados con el toxoplasma pueden contagiar a los humanos. 

Tomado de Fundaproba

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa ocasionada por un protozoo llamado toxoplasma gondii. La toxoplasmosis puede causar infecciones leves y asintomáticas, así como infecciones mortales que afectan mayormente personas con déficit de inmunidad.
*Medidas de prevención:
Son particularmente importantes en las mujeres embarazadas y consisten en normas generales de higiene para evitar la transmisión por alimentos o agua contaminada, no consumir carne cruda o poco cocinada y evitar contacto con heces de gato.
*Fuentes de infección:
La fuente de infección más frecuente no son los animales de compañía como erróneamente se cree y se sigue difundiendo sin base científica. La realidad es que la fuente por la cual entra el parásito en los humanos con mayor frecuencia es a través de los alimentos contaminados: la carne (cuando está poco cocida) y las frutas y verduras mal lavadas. Por otro lado, una persona que consume con la necesaria frecuencia verduras y frutas, puede consumirlas sin el adecuado lavado para eliminar el parásito en algún momento. También pueden ser manipuladas por terceros sin poder supervisar si el lavado es suficiente (por ejemplo, en restaurantes).
La última vía de contagio suele producirse entre personas que trabajan la tierra con las manos, bien agricultores o en labores de jardinería. En los suelos suele estar presente el parásito en gran cantidad.
Una persona que manipule la tierra con las manos desnudas puede introducir restos de tierra bajo las uñas. Pese a un lavado de manos con agua y jabón, siempre puede quedar tierra bajo las uñas. Después, si se lleva las manos a la boca, es fácil infectarse de éste y de otros parásitos.
Siempre se ha relacionado erróneamente al gato doméstico como fuente de infección, puesto que si son los hospedadores definitivos junto con otras especies de felinos. Para que un gato pueda producir heces infecciosas tiene que contagiarse. Es decir, un gato que no está infectado y vive en una casa sin acceso al exterior y comiendo gatarina o carne cocinada, no puede infectarse y por tanto no puede infectar a otros. Si el gato tiene acceso al exterior o es silvestre, o come carne cruda, o caza pájaros/ratones y se los come (si solo los caza no hay problema) entonces sí puede infectarse.
Una vez infectado, incuba el parásito durante un periodo de entre 3 y 20 días. Durante solo un periodo de 1 mes, libera los ooquistes en las heces. Después de eso, aunque se vuelva a infectar, nunca más liberará ooquistes.
Para que esas heces con ooquistes sean a su vez infecciosas, necesitan un tiempo de exposición al medio de entre 24 y 48 horas.
Las personas normales que conviven con gatos en casa suelen retirar las heces de los areneros con más frecuencia, impidiendo que esos ooquistes maduren y sean infecciosos. Es necesario comerse las heces del gato para infectarse o sino, manipularlas con las manos y sin guardar las mínimas medidas de higiene, llevárselas a la boca. De nuevo citamos a la gente normal que si tiene que realizar una limpieza de heces, de gato o de cualquier animal, después procura lavarse las manos con agua y jabón. No solo se puede introducir el toxoplasma gondii en el organismo de esta manera, también otros parásitos, bacterias y virus, mucho más peligrosos e incluso letales en ocasiones como la escherichia coli.
Por tanto, cualquier persona que conviva con un gato o varios como mascotas, incluso con acceso al exterior y hasta que coman a veces animales crudos cazados por ellos, con la más simple medida de higiene posible (el lavado de manos después de limpiar el arenero o usando guantes) evita infectarse del temido toxoplasma.
Por razones desconocidas se sigue obviando la dificultad de esta ruta de infección. No se transmite la toxoplasmosis a través del pelo del gato.
*Durante el embarazo:
Se sabe que el parásito cruza la placenta pudiendo transmitirse al feto, si la madre se infecta por primera vez durante el embarazo. Si la infección ocurrió antes de quedar embarazada, el nuevo bebé no puede ser infectado. El riesgo es menor si la infección ocurrió en las últimas semanas de gestación. Con muchísima menos frecuencia, el parásito puede ser transmitido por transfusión de sangre o trasplante de órganos.
En los casos en que se detecta que una mujer gestante se ha infectado del parásito, existen medicamentos que pueden ayudar a detener la infección para evitar daños al feto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido!
Déjame tu comentario.
¡Por favor! Pon tu nombre y apellido
Los comentarios anónimos o insultantes no son permitidos y serán borrados.
¡Gracias por tu atención!
Espero que el contenido de este blog sea de tu agrado. Siempre regresa a dar un vistazo.