domingo, 27 de enero de 2013

Tuits deep y una historia corta: el niño que vendía Frunas

[4]
Iraima Rivera
Consigo inspiración observando lo que sucede a mi alrededor.
Quieres cambiar algo en tu vida ¡Hazlo! Pero debes comprometerte con ese cambio.
El sacrificio que haces hoy, mañana será recompensado.
No andes lloriqueando por la vida. No te quejes y vence los obstáculos.
A veces la vida no es de color rosa. Bueno tu tarea es cambiarle el color.
Tomar decisiones que van a transformar tu vida para bien o mal. Es tu deseo no el de los demás.
Conseguir belleza hasta en lo más inverosímil.
Concéntrate en el proceso, no en el resultado.
Historia corta
Esperaba a una amiga en la entrada de una panadería del centro de Ciudad Ojeda. Sin percibirlo se me acerca un niño como de unos 6 años, con la cara más triste que he visto en mi vida.
Con la piel curtida por el sol y el abandono me levanta hasta mi rostro una caja llena de “Frunas” [dulces con forma cuadrada de diversos sabores y colores].
Con una vocecita, muy apagada me dice:
-Niño: ¡señora! Cómpreme algo que no he vendido nada hoy ¡Ayúdeme!
-Yo: ¿Cuántas estás vendiendo?
-Niño: 5 por 10 bolos.
-Yo: ¡Trato hecho! ¿Tú has comido algo hoy?
-Niño: ¡Sí! Un pan
-Yo: vente conmigo y te compro algo de comer y así me haces compañía.
El pequeño me da las gracias y entra conmigo a la panadería. Ambos nos sentamos en una mesa.
Minutos después llega mi amiga y me pregunta quién era el niño.
Simplemente contesté: es un amiguito especial que invité hoy a comer con nosotras.

1 comentario:

  1. Que bonito Iraima, casi se me salen las lágrimas. Angelito, tan pequeñito y buscándose la vida en la calle.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido!
Déjame tu comentario.
¡Por favor! Pon tu nombre y apellido
Los comentarios anónimos o insultantes no son permitidos y serán borrados.
¡Gracias por tu atención!
Espero que el contenido de este blog sea de tu agrado. Siempre regresa a dar un vistazo.