domingo, 8 de junio de 2014

Perro con diabetes, ¿es posibles?

Tomado de Ojo científico
El hecho es que sí, cada vez más, los perros pueden sufrir de esta enfermedad, por lo que es importante cuidarlos y tratarlos a tiempo.
¿Qué es la diabetes?
La diabetes es una enfermedad en la que el cuerpo sufre la baja producción de insulina -en el caso del tipo I- o por la incorrecta respuesta de las células a la insulina que es producida, lo que se llama resistencia a la insulina -tipo II-. Ambas condiciones impiden que el cuerpo convierta la glucosa en energía, y el resultado es una gran cantidad de glucosa en sangre, o hipeglicemia.
La diabetes es un problema de metabolismo de los carbohidratos, proteínas y grasas debido a la deficiencia de insulina. La insulina es una hormona que produce el páncreas, que permite que los órganos conviertan la glucosa en energía.
La diabetes tipo I es la más severa en el caso de los perros, ya que depende de dosis diarias de inyecciones de insulina para mantener el balance en la sangre.
Esta enfermedad puede ser causada por una predisposición genética de algunas razas, así como también de aquellos perros que reciben terapias hormonales o tienen pancreatitis. En casos más raros puede estar relacionado con la enfermedad de Cushing, acromegalia, uso de esteroides, diabetes gestacional.
La diabetes afecta más a perros de mediana edad y mayores, y es más común en las hembras que en los machos. Las dietas altas en grasas pueden tener que ver con la diabetes.
Las razas con más riesgo de padecer diabetes son los keeshond, puli, pinscher miniatura, samoyedo, cairn terrier, poodle, Dachshund, schanuzer miniatura y beagle.
Signos de diabetes en perros
La diabetes puede causar fatiga y debilidad, así como también pérdida de músculo. Suelen dormir más, estar aletargados y cansados. También suelen beber mucha más agua y orinar con mayor frecuencia, pudiendo tener accidentes haciendo sus necesidades en lugares que no deben.
Además, el perro se vuelve más hambriento, aunque esté comiendo las cantidades usuales y mantiene su peso o pierde aunque le hayamos aumentado la cantidad de comida diaria. Sin embargo, si el perro es obeso también se debe tener cuidado, ya que tiene más posibilidades de desarrollar diabetes.
La pérdida de pelo es otro rasgo a tener en cuenta, especialmente en el lomo. El pelo también puede mostrar un aspecto más fino o seco. Además, el perro puede sufrir cataratas.
La cetoacidosis, causada por la descomposición de grasas y proteínas en el hígado a causa de la deficiencia de insulina, genera tóxicos que pueden causas depresión y vómitos en el animal.
Es posible que haya perros con diabetes, a pesar de que no es una enfermedad tan extendida como en el caso de los seres humanos. Así que si tienes mascota y ves alguno de estos síntomas en ella, comunícate con su veterinario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido!
Déjame tu comentario.
¡Por favor! Pon tu nombre y apellido
Los comentarios anónimos o insultantes no son permitidos y serán borrados.
¡Gracias por tu atención!
Espero que el contenido de este blog sea de tu agrado. Siempre regresa a dar un vistazo.