domingo, 27 de septiembre de 2015

Mi tiroides y yo: 40 años después


Iraima Rivera
En abril de 2015, comencé a notar señales de que algo no estaba funcionando bien porque no podía pensar con lucidez.
Otro síntoma era la modorra constante, pero cuando me acostaba a dormir mis ojos se abrían de par en par. Al día siguiente me despertaba agotada, sin energía.
Esta situación me causó irritabilidad, insomnio, acné, estrés, pérdida de las cejas y del cabello.
Pero lo peor fue el aumento de peso. Mi apariencia estaba tomando la forma de una cotufa [para describirlo de alguna manera] porque gané 10 kilos en un período de tiempo muy corto.
Adicional a lo anterior empecé a experimentar una sensación constante de peso sobre mis hombros. Era como si estuviera levantando una tonelada de ladrillos.
No le di más largas a este asunto y decidí que era hora de ir a verme con un médico endocrino quien confirmó que mis diversos padecimientos eran hipotiroidismo y adenomas tiroideos.
No me sorprendió el diagnóstico, ya sabía que era hereditario. En el fondo quedé aliviada porque mis achaques ya tenían nombre y apellido.
De autoinmune a adenomas
En esta parte les explicaré, cómo vivo con una enfermedad autoinmune y con varios nódulos en esa diminuta glándula que me gobierna.
Simplemente, modifiqué mi dieta para minimizar los efectos dañinos que acarrea el hipotiroidismo en los sistemas del cuerpo.
Dejé de consumir grasas en exceso, azúcar y harina refinada, postres, refresco, té artificial, mantequilla, margarina, pan, edulcorante, jugo pasteurizado, mayonesa, salsa de tomate, mostaza o cualquier otro alimento procesado que no redunde en ningún beneficio para mi salud.
Adopté una rutina de ejercicios de  cinco días a la semana que me ha ayudado a ganar más ánimo, duermo mejor, he bajado de peso y por supuesto, la medicación [euthyrox, ácido fólico y vitamina e] han dado una gran contribución a este proceso de reeducación corpórea.
No es fácil dejar atrás los malos hábitos, pero lo logré poco a poco.
Si quería tener una salud estupenda debía consumir alimentos de calidad, tales como, vegetales, frutas de cualquier color, huevos, harina integral, harina de maíz, avena, yogur descremado, leche desnatada, requesón o queso ricota, semillas de chía, linaza, afrecho, aceite de oliva o de coco, frutos secos, pollo, carne, pescado y beber suficiente agua.
También les confieso que ¡Amo mi bicicleta! Con ella obtuve resistencia física. Solo hago media hora de entrenamiento cardiovascular y uso una liga de resistencia media para tonificar mis brazos, además de otras rutinas.
Aún no corro una maratón, pero ese sueño lo cumpliré.
A modo de cierre
Un amigo me dijo hace unos días estas palabras. <<Dios no le manda pruebas difíciles a quien no puede superarlas>>.
Estoy dispuesta a afrontar este nuevo desafío y voy a salir airosa e ilesa.
Yo repito este mensaje cuando la situación se pone difícil: trabaja con la aceptación y dejarás de sufrir. 

2 comentarios:

  1. Hola, encantado de leerte y "descubrirte", hermosa dama. Te deseo con sinceridad que superes satisfactoriamente las circunstancias que enfrentas. Eres venezolana, lo que ya de por sí implica que eres una dama valerosa. Yo soy un venezolano no nacido en Zulia, pero que tuvo el placer de vivir parte de su infancia en Ciudad Ojeda, en un sector que, para esa época, aún mantenía agradables características de rural, pero que hoy en día está muy urbanizado. Viví con mi familia en un sector de la calle Vargas. Eso fue en mi infancia, en los años ya lejanos de 1965-1967; un hermano mío nació allá, en una clínica cercana o situada frente a la plaza principal de la ciudad, no recuerdo bien su ubicación. Muchos años después, en los '80, fui de paso por esa ciudad y ya todo estaba muy transformado. La expansión urbana, hambrienta de nuevos terrenos aprovechables, se había llevado por delante, por decirlo de alguna manera, áreas que yo recordaba con mucha añoranza y cariño. La vieja casa campesina con numerosos árboles y plantas frutales de varias especies -guayabas, grocellas o semerucos, tamarindo, caña de azúcar, ciruela de huesito, berenjena, merey o caujil (como le dicen en Zulia), melón, etc.- ya no existe. Lo peor de todo es que actualmente, cuando tengo la posibilidad de ir por allá, no recuerdo el sitio exacto. Sé que era la calle Vargas, haciendo esquina con una calle de la cual ignoro su nombre o número, y mi anciana madre no recuerda tampoco el nombre de la otra calle. En fin, iré y haré una labor de "investigación" por mi cuenta. El impulso de la añoranza, aunado a un necesario viaje laboral (soy geógrafo del área física y biótica e investigador ambiental), es una oportunidad y un incentivo para averiguar. Pero mucho me serviría contar con fotos "antiguas", o al menos de los años '60, de esa zona de la ciudad. Lo que quiero pedirte, si está a tu alcance, es que me hagas llegar a wjbd10@gmail.com o a wjbd08@hotmail.com alguna imagen o foto de la que dispongas, o que al menos me indiques dónde y cómo obtenerlas. Discúlpame si se te hace inoportuno o inadecuado este pedido, pero guardo un gran cariño por esa ciudad y significa mucho para mí, en lo personal, íntimo y emotivo. Te deseo todo lo mejor de la vida. Gracias por leerme.

    ResponderEliminar
  2. Que maravilla de historia nos haz contado a nosotros los que en algún momento hemos leído tu blog y te cuento, además que a mi me sucedió algo similar cuando me diagnosticaron diabetes, pesaba 95 kilos y no sabía porque subía tan rápido de peso, eso si, la ansiedad por el dulce era impresionante; pero como tu dices cambias todas tus comidas y haces una buena rutina de ejercicios y lo logras, despues de cuatro años estoy pesando 68 kilos y mido únicamente 1.65 metros de estatura.
    Creo que el cambio es mucho no.
    Gracias por compartir con nosotros temas tan interesantes.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido!
Déjame tu comentario.
¡Por favor! Pon tu nombre y apellido
Los comentarios anónimos o insultantes no son permitidos y serán borrados.
¡Gracias por tu atención!
Espero que el contenido de este blog sea de tu agrado. Siempre regresa a dar un vistazo.